Diálogo Participativo con la comunidad educativa

Instituto Regional de Adultos

De qué se trata
Cómo se desarrolla
Logros
Desafíos

De qué se trata

“El diálogo como herramienta de cambio aparece como un sello institucional y se vincula al proyecto educativo. Desarrollar habilidades comunicativas, la participación y la convivencia a partir del debate es un foco central. Con estas experiencias se aborda el tema del diálogo como una herramienta humanizada y se ha ido configurando un eje alrededor de este.” (Testimonio docente)

 

El Instituto Regional de Adultos, establecimiento municipal diurno y vespertino de la comuna de San Miguel, realiza un diálogo participativo en el mes de junio que tiene como objetivo la discusión y actualización participativa del Proyecto Educativo Institucional (PEI) integrando aportes de todos los estamentos de la comunidad escolar.

Otro de los objetivos centrales de esta actividad es responder a los cambios en la composición del estudiantado, fomentando la integración de una comunidad muy diversa en términos de edad, nacionalidades, géneros y orientaciones sexuales.

Cómo se desarrolla

“Pensamos: podríamos hacer algo que involucre no solo a la familia, sino también a todos los demás dentro de la escuela. Habíamos tenido la experiencia de un diálogo participativo sobre la carrera docente, y vimos que era muy interesante el modelo para replicarlo en la escuela. Entonces dijimos: “hagamos un diálogo participativo, donde podamos consolidar algunas ideas sobre el PEI, qué opinan los padres, qué opinan los estudiantes, los mismos profes y los asistentes de la educación frente a ciertos temas.” (Testimonio docente)

 

En el diálogo participa aproximadamente el 20% de los 280 estudiantes del Instituto, los cuales son escogidos independientemente de su rendimiento académico o formas de convivencia, pues el objetivo es dar representación a la diversidad de la escuela.

Las familias de los y las estudiantes son consideradas fundamentales para el proceso educativo, por lo que pese a ser una escuela de adultos, se invita a apoderados o familiares en el mismo porcentaje de 20%. Participan también docentes y funcionarios del Instituto, excepto la directora, el inspector general y la jefa de UTP, quienes realizan tareas de monitoreo y organización. Esto asegura también que la discusión entre los y las participantes sea de igual a igual, y que el ambiente se mantenga libre y relajado. Además de ello, participan autoridades corporativas, comunales y del Ministerio de Educación, completando un total de 120 personas.

Durante el diálogo, las y los asistentes son divididos en mesas de trabajo. Cada mesa debe contar al menos, con un/a estudiante, un/a asistente de la educación, un/a profesor/a, una autoridad de la Corporación de Educación, una municipal y otra ministerial.

“Me tocó estar con el alcalde de San Miguel, entonces yo planteé hartas inquietudes que tenían los alumnos y apoderados. Cosas sobre el colegio: infraestructura, inclusión.” (Testimonio estudiante)

Entre las siete de la tarde y once de la noche, horario que abarca los niveles vespertino y nocturno, los asistentes al Diálogo Participativo discuten en torno al PEI, la convivencia en el Instituto y sus necesidades concretas a partir de tres preguntas orientadoras: “¿qué tenemos?”, “¿qué queremos?” y “¿cómo lo logramos?”. Una vez finalizada la etapa de discusión, representantes de cada mesa de trabajo presentan sus conclusiones en plenaria.

Como ocurre con todas las actividades que se realizan en el Instituto, su desarrollo es evaluado una semana después en el Consejo de Profesores.

El diálogo participativo es parte de las acciones del Plan de Formación Ciudadana del Instituto. Otras estrategias que contempla este plan son las jornadas “Puerta a Puerta”, en las que las y los estudiantes visitan a los vecinos de la comuna de San Miguel con la intención de informarlos sobre temas nacionales relevantes, como fue el caso del censo; los debates sobre temas controversiales, que fueron articulados con la unidad de argumentación de la asignatura de Lenguaje y Comunicación –correspondiente a tercero y cuarto medio; y la Feria Intercultural, enfocada en mostrar los distintos orígenes, culturas y tradiciones de las y los estudiantes.

 

Logros

“Era como todo un mundo distinto y el diálogo nos hizo relacionarnos más y a partir de ahí era como lo mínimo saludarnos y tener un gesto amable con la otra persona luego de estas actividades. Fue muy bueno.” (Testimonio estudiante)

Distintos integrantes de la comunidad educativa coinciden en que el Diálogo Participativo mejora la convivencia en un espacio tan diverso como el IREA. Específicamente, permite la interacción entre estudiantes que asisten al establecimiento en diferentes jornadas (diurna y vespertina) y que no suelen encontrarse en la cotidianeidad. Las y los estudiantes destacan además que esta jornada posibilitó el desarrollo de otras iniciativas y actividades en el establecimiento.

En un contexto educativo que es distinto de la mayoría de los establecimientos, donde muchos/as estudiantes vienen con trayectorias escolares disímiles, destaca que la práctica permite una mayor identificación con el proyecto educativo de la escuela y una mejora en el apoyo al estudiante durante el proceso de aprendizaje.

“En la medida que yo reconozco qué lugar ocupo en la vida del otro, también me torno más responsable de mí, y hago más responsable a los otros en ese convivir. Si uno integra esos dos elementos puede dar espacios de desarrollo de potencialidades que antes no pensaba uno de los estudiantes.” (Testimonio docente)

Desafíos

“Les falta saber llegar a nosotros, saber cómo decirnos a nosotros las cosas, cómo piensan los alumnos para que entre nosotros nos demos la información.” (Testimonio estudiante)

Estudiantes y docentes coinciden en que hacen falta mecanismos que fomenten la participación de las y los estudiantes que no se han sentido convocados por las distintas iniciativas que involucra el Plan de Formación Ciudadana de la escuela.

En segundo lugar, y pese a que varias de las prácticas ya están institucionalizadas, directivos y docentes coinciden en que aún hace falta despersonalizarlas e involucrar a toda la comunidad también en su planificación.

Dentro del desafío de la institucionalización también cabe mencionar la necesidad de sistematizar el financiamiento a los Diálogos Participativos y las iniciativas de formación ciudadana, dado que al ser una escuela para adultos, no se dispone de algunos de los fondos disponibles para otros tipos de establecimientos, como serían los fondos de la Subvención Escolar Preferencial. Al respecto, se reconoce la necesidad de mantener una buena coordinación y comunicación con el sostenedor en la planificación del financiamiento.

Un horizonte a futuro es la incorporación de actividades de formación ciudadana más recreativas, que permitan convocar a estudiantes con otros intereses.

“Me gustaría volver a revisar el plan en término de algo que nos dimos cuenta este año es que todavía es muy intelectual. Le falta algo más lúdico, de motricidad, para que invite a más estudiantes, porque no todos van por el lado intelectual. Hay actividades que vamos a dejar sí o sí, pero tenemos que apuntar a más habilidades y a más estudiantes.” (Testimonio directora)

Zona:

Región Metropolitana, San Miguel

Dependencia:

Municipal

Matrícula:

280


Espacio Educativo:

Participación


Nivel educativo:

Educación de adultos


Tema:

Participación y cultura democrática en la escuela

Valores y actitudes para la vida en democracia


Teléfono:

(2) 2481 2818

Email:

patricia.irea@gmail.com

Compartir en redes sociales

Conversemos

Diálogo Participativo con la comunidad educativa

Envía tu práctica