Estrategia pedagógica para debatir temas públicos en educación básica

Escuela Niños Felices

De qué se trata
Cómo se desarrolla
Logros
Desafíos

De qué se trata

Y dijimos ‘¿qué te parece que en la clase de Lenguaje se trabaje el contenido de la asignatura, pero también temas controversiales? para que sea más atractivo, para que los niños participen más. Nos interesaba que los chiquillos tuvieran una ampliación de sus puntos de vista. Vilcún es un pueblo chiquitito, pero nosotros creemos que nuestros niños pueden tener las mismas posibilidades que tiene un niño en una escuela de Santiago, en una escuela de Concepción. Explicitamos que ellos eran libres de opinar y de pensar, y ya llevamos dos años de este programa, que se llama Enseñanza para la Comprensión, que en el fondo prepara al niño para cuando está en sociedad, cuando está dando una opinión, cuando habla de temas controversiales, cuando hace una crítica”.

(Testimonio docente)

En la Escuela Niños Felices se implementa un programa llamado ‘Enseñanza para la Comprensión’ en el que estudiantes de 5º a 8º básico discuten temas controversiales de interés público para trabajar los objetivos de aprendizaje de las asignaturas de Lenguaje e Historia y Ciencias Sociales.

Con ello se busca desarrollar habilidades relevantes para la ciudadanía democrática como la argumentación, la reflexión, la participación y el desarrollo de opiniones en contextos de escucha y respeto.

Esta actividad pone en contacto a los y las estudiantes con temas de interés público y con realidades regionales, nacionales y globales, ampliando sus puntos de vista y relacionando estas materias con sus vidas cotidianas.

Cómo se desarrolla

Antecedentes del programa

El programa ‘Enseñanza para la comprensión’ se desprende de una serie de acciones que comenzó a coordinar el psicólogo de la escuela en conjunto con el profesorado para potenciar los procesos de aprendizaje de los y las estudiantes.

Este programa forma parte de una estrategia sistemática, que se inicia en el primer ciclo básico, cuando el estudiantado trabaja habilidades de expresión, clasificación, argumentación, y se familiarizan con herramientas como el mapa conceptual y los cuadros comparativos.

La discusión de temas controversiales que tiene lugar en el marco de este programa es vista como el resultado de un trabajo continuo que facilita el desarrollo de opiniones en público por parte de los y las estudiantes.

Implementación de la estrategia

Concretamente, el programa contempla una actividad en las asignaturas de Lenguaje e Historia y Ciencias Sociales que tiene lugar una o dos veces al mes y que considera los siguientes pasos:

Elección de temas

El psicólogo y la profesora de la asignatura evalúan temas a trabajar en el aula que sean controversiales (que generen diversas opiniones), y que sean contingentes (que se esté hablando actualmente de ellos). También se privilegian temas que sean del interés de los y las estudiantes.

Algunos de los temas que se han discutido son, por ejemplo, el conflicto mapuche, el acuerdo de unión civil, la situación económica del país, el rol de las personas en los desastres naturales, políticas de gobiernos reciente, entre otros.

Recolección y producción del material para la clase

El psicólogo y la profesora recolectan y/o elaboran material (videos, artículos de prensa, presentaciones) que puedan informar a los y las estudiantes y que también gatillen la discusión. Durante la planificación, se intenciona que simultáneo al desarrollo de la discusión, se trabajen los objetivos de aprendizaje presentes en los planes y programas del Ministerio de Educación.

Desarrollo de la discusión

El día de la actividad se presenta el tema y luego la profesora levanta los saberes y las opiniones del curso. Plantea preguntas para recoger sus visiones previas, lo que han escuchado en los medios de comunicación y en sus familias.

Después se le presentan al estudiantado diferentes fuentes de información sobre el tema discutido (evidencias sobre el fenómeno, opiniones y puntos de vista diversos de distintos actores, la trayectoria histórica, posibles causas y razones). A la luz de esa información vuelven a conversar y analizar las opiniones levantadas.

Evaluación

Como cierre a la actividad se le pide a los y las estudiantes elaborar una síntesis que presente algún aprendizaje a partir de la discusión: puede ser un texto, un mapa conceptual, un dibujo, un afiche, u otro producto que se ajuste a las habilidades o intereses del estudiantado, validando con ello otras formas de trabajo.

Logros

Ahora me atrevo a opinar, tengo mayor capacidad, puedo opinar en las otras clases, y ahora sí me atrevo. Cuando algo es injusto, ahora podemos argumentar más, y decir que no, que eso no es así. He aprendido lo que está pasando en Chile, y lo puedo explicar a otras personas”.

(Testimonio estudiante)

El equipo encargado de la práctica reconoce que este tipo de actividad motiva al estudiantado, quienes valoran este espacio de participación y sienten que han aprendido a desarrollar opiniones propias y acercarse a temas relevantes de su región y país. Como se visibiliza la existencia de distintos puntos de vista sobre los temas, los y las estudiantes adquieren el hábito de analizar las situaciones considerando sus diferentes aristas.

Los y las estudiantes afirman que pueden hablar de temas públicos con más confianza y que conversan de ellos fuera de clases. Esta actividad empodera al estudiantado, influyendo incluso en los diálogos que se dan al interior de los hogares. Niños y niñas cuentan que ahora pueden hablar y compartir su opinión con adultos sobre los temas que aparecen en noticieros.

Esta práctica permite que el aporte del estudiantado en clases se vuelva un elemento habitual y se incorpore de forma cotidiana al proceso de enseñanza. Al aplicar el programa los y las docentes perciben que las clases se vuelven más activas, atractivas, participativas. Es una estrategia que también exige al profesorado, invitándolo a investigar más, a conectar distintos temas, a contextualizar y a actualizarse.

Desafíos

Uno de los desafíos de la práctica ha sido enfrentar las expectativas e imágenes sobre las capacidades y proyecciones académicas de los y las estudiantes proyectadas por distintos adultos. El profesorado reconoce que los niños y niñas se desplazan en contextos familiares y sociales que no siempre potencian y validan el desarrollo de habilidades para la reflexión y el debate.

Otro desafío del contexto ha tenido que ver con el acceso a la información. Un espacio más rural, con menos conectividad a Internet y con menos presencia de tecnología ha exigido que profesores y profesionales de la educación tengan que dedicar mucho tiempo recolectando material y recursos que sirvan de apoyo para trabajar las discusiones que tienen lugar en el marco de esta práctica.

Por último, el llamado que instala esta estrategia es a seguir profundizándola, potenciando su trabajo en distintas asignaturas y niveles. Así como multiplicando las estrategias asociadas y coordinando este programa con otras líneas de trabajo (por ejemplo, las lecturas complementarias del ramo de Lenguaje) para profundizar y hacer más robusta la discusión que tiene lugar en la sala de clases.

Zona:

Región de La Araucanía, Vilcún

Dependencia:

Particular subvencionado

Matrícula:

303 estudiantes


Espacio Educativo:

Aula


Nivel educativo:

Educación básica


Tema:

Reflexión y debate sobre temas públicos

Valores y actitudes para la vida en democracia


Email:

esc.nfelices@gmail.com

Compartir en redes sociales

Conversemos

Estrategia pedagógica para debatir temas públicos en educación básica

Envía tu práctica