Jornada de escuela, memoria y Derechos Humanos

Escuela Cerro Guayaquil

De qué se trata
Cómo se desarrolla
Logros
Desafíos

De qué se trata

Siempre he pensado que los colegios lo que preparan es a un niño, a una niña, para ser ciudadanos, los preparan para estar en sociedad con otros que son diversos, que son distintos, hoy tenemos sociedades que son inter y multiculturales, donde tenemos seres humanos con identidades, condiciones, ideologías, principios religiosos que son muy distintos y por lo tanto tengo esa convicción que el proyecto curricular y que el proyecto educativo institucional tiene que ver con preparar a los estudiantes para convivir en una sociedad que es diversa”.

(Testimonio del director)

La Escuela Cerro Guayaquil desarrolló la ‘I Jornada de Escuela, Memoria y Derechos Humanos’ entre el 8 y el 11 de septiembre del 2015.

Esta práctica buscó generar un espacio de reflexión sobre la memoria y los valores democráticos a partir de distintas actividades que involucraron a toda la comunidad educativa, tales como charlas, revisión de documentales, talleres, actividades artísticas y debates.

Cómo se desarrolla

Diseño de la jornada

En primer lugar, se definió el enfoque conceptual con el cual se desarrollaría la jornada y sus múltiples actividades. Para ello se planteó una definición amplia de Derechos Humanos y Memoria, que implicaba reflexionar sobre el pasado y su vínculo con el presente desde distintos puntos de vista.

Se subrayó la importancia de organizar una jornada que cumpliera con las siguientes características:

  • Participativa, donde las actividades no fueran sólo planificadas por los profesores de Historia y el Director, sino que involucraran a otros actores de la escuela (Equipo de Convivencia, Equipo del Programa de Integración, estudiantes);
  • Multimedial, es decir, que se utilizaran distintas estrategias y formatos para abordar el tema (revisión de documentales, conversatorios, performance artísticas)
  • Multisensorial, es decir, que apelara a diferentes sentidos y que considerara la experiencia corporal de los participantes.

Durante cuatro días se desarrollaron distintos tipos de actividades, algunas durante la jornada escolar y otras después del horario de clases.

Intervenciones visuales y sonoras en la escuela

Siendo esta una escuela con sello artístico, la actividad inicial implicó intervenir el paisaje visual de la escuela para subrayar que la comunidad se encontraba en un momento particular. Para ello se montó una exposición de fotografías con eventos del pasado y presente del país. Además de las imágenes, los y las estudiantes confeccionaron carteles alusivos a los Derechos Humanos, con preguntas y respuestas (Por ejemplo, ¿qué son los derechos humanos?, ¿qué es ideología?, ¿por qué formar el pensamiento histórico?), poemas y letras de canciones.

En los horarios de recreo y después de clases, se desarrollaron diferentes actividades, como la ambientación con música de la época o alusiva a temáticas de Derechos Humanos y la realización de una performance de estudiantes que combinaba danza, cuerpo y música.

Actividades de reflexión y discusión

Junto al trabajo de ambientación, durante los cuatro días de la Jornada se implementaron diversos espacios de reflexión para gatillar la conversación sobre los Derechos Humanos y la Memoria.

Se presentaron documentales alusivos al 11 de septiembre o a otros temas sociales y políticos del país. En esta línea, se invitó a documentalistas para generar un espacio de diálogo con estudiantes luego de la exhibición.

Varias miradas de un tema para que los alumnos sepan que hay muchas otras realidades y que es importante que mientras más realidades se conozcan más integral es su desarrollo y el cine documental es la ventana para ver esas realidades y el álbum fotográfico de la sociedad”

(Testimonio de documentalista participante)

También se realizaron charlas y conversatorios dirigidos a los adultos de la comunidad educativa: docentes, apoderados, profesionales de la educación, en los que se tematizaron los derechos de niños, niñas y adolescentes en Chile.

El Equipo de Convivencia del colegio desarrolló un ‘Taller de Sensibilización’ para profesores y profesionales de la educación. Este fue un espacio en el que funcionarios pudieron relatar sus historias personales, y vincularlas con procesos sociales más amplios.

Actividades en clases

Uno de los días de la Jornada, alumnos de todos los niveles desarrollaron una actividad relacionada con los Derechos Humanos en horario de clases. En ese marco, el profesor de Historia planificó una instancia para que los y las estudiantes realizaran entrevistas a diferentes personas que hubiesen vivido ese período histórico, y así recoger sus testimonios y reflexionar sobre ellos.

Logros

Con esta actividad pudimos ver distintos puntos de vista, conocer lo que pasó, ver esta realidad de nuestra historia -porque es nuestra historia y tal vez nosotros no lo vivimos pero sí nuestros abuelos- es bueno porque ahora sí podemos formarnos una opinión al respecto de esto”.

(Testimonio estudiante)

Los y las estudiantes valoran la información transmitida durante la Jornada: fue un espacio que les entregó claves para comprender el pasado y sus vínculos con el presente, les permitió familiarizarse con distintos puntos de vista, y se desarrollaron dinámicas pedagógicas diferentes a las que están acostumbrados (conversatorios, revisión de documentales, performances).

Estudiantes y profesores destacan que esta práctica generó un clima de conversación en la escuela, marcado por el diálogo entre los distintos actores de la comunidad: niños y niñas, jóvenes, adultos. En estas conversaciones se pudieron vincular las narrativas familiares de los participantes con la memoria histórica del país.

El profesorado subraya el potencial de las distintas actividades de la Jornada para sensibilizar a los y las estudiantes, vincularlos con el tema de los Derechos Humanos, promover la conciencia con el entorno, se informen de sus derechos, y generen una disposición activa a la participación. Un ejemplo de esto es la revisión de documentales que muestran a estudiantes de una comuna pequeña que pueden ser agentes de cambio y actuar para reivindicar sus derechos.

Pudieron observar cómo los estudiantes de su misma edad se organizaban. Salían testimonios de los niños explicando porque sucedió eso, niños de su misma edad, que opinaban del tipo de colegio, el tipo de educación secundaria que querían, el tipo de educación superior que querían, y así comprenden que ellos también pueden ser escuchados, que tienen derecho a opinar, tienen derecho a proyectarse”.

(Testimonio docente)

Desafíos

Uno de los desafíos que impuso la práctica fue motivar el interés de los distintos actores de la comunidad educativa, especialmente en torno a los Derechos Humanos, visto como un tema controversial que puede generar resistencia o incomodidad al interior de la escuela. Esto es un desafío pues no todo el profesorado valora estas actividades, y las definen más bien como dinámicas que quitan tiempo para lo académico y que estarían fuera del currículum.

Responder a este desafío implica instalar lecturas más integrales del currículum, que posicionen y le den protagonismo a los Objetivos de Aprendizajes Transversales, y que permitan demostrar que la formación ciudadana y la formación en Derechos Humanos son parte central del trabajo en la escuela.

Esto también implica visibilizar el impacto que tienen estas actividades sobre el estudiantado. El compromiso y valoración de los y las jóvenes por la jornada pueden ser utilizados como argumento para darle más fuerza y continuidad a esta iniciativa. Esto se observa en el propio testimonio estudiantil, que sugiere ampliar este tipo de actividades, potenciar el involucramiento de docentes, generar instancias inter-escolares y darle un mayor protagonismo de la voz estudiantil.

Hay que hacer esto pero a nivel comunal, hacer esto más masivo porque otros colegios no han tenido la oportunidad de vivir esta experiencia, que se incluyan tal vez más a los profesores, que ellos se incluyeran más y vean nuestro punto de vista, quebrar un poco la relación de solamente profesor y alumnos”.

(Testimonio estudiante)

Respecto al desafío de la institucionalización, un camino tentativo en esa dirección es vincular los objetivos de la Jornada con los instrumentos oficiales de gestión escolar. Para ello se ha comenzado a incorporar esta jornada como actividad en el Plan de Mejoramiento Escolar, específicamente en el Área de Convivencia Escolar.

Zona:

Región de Coquimbo, Monte Patria

Dependencia:

Municipal

Matrícula:

392 estudiantes


Espacio Educativo:

Actividades extraprogramáticas

Aula


Nivel educativo:

Educación parvularia

Educación básica

Educación media


Tema:

Derechos humanos

Valores y actitudes para la vida en democracia


Email:

hgyccssguayaquil@gmail.com

Compartir en redes sociales

Conversemos

Jornada de escuela, memoria y Derechos Humanos

Envía tu práctica