Espacio de participación estudiantil en definición de talleres JEC

Liceo Confederación Suiza

De qué se trata
Cómo se desarrolla
Logros
Desafíos

De qué se trata

Yo hago un matiz entre lo que es la educación cívica y lo que hoy en día es formación ciudadana. Para nosotros la educación cívica está vinculada con lo institucional, con ciertas prácticas tradicionales de la participación, con la constitución política, los regímenes de gobierno, etc. La formación ciudadana es mucho más que eso y lo que busca es reflexionar e instalar ciertas prácticas que tengan que ver con valores democráticos, la participación entendida en un sentido amplio, en distintos ámbitos del quehacer de la vida, valores democráticos como el respeto a la diversidad, la igualdad, el enfoque de género. Nosotros nos inclinamos por una propuesta más bien transversal, fomentando la participación y prácticas democráticas al interior de la escuela”.

(Testimonio de la directora)

Desde el año 2014, en el Liceo Confederación Suiza el estudiantado participa en el diseño de una variada oferta de talleres en los horarios de la JEC.

Esta práctica es una expresión de la gestión participativa y democrática que forma parte del proyecto educativo institucional de este establecimiento. Dicha gestión busca generar oportunidades para vivenciar la diversidad en múltiples sentidos: trabajar ámbitos formativos distintos a los tradicionales, promover la vinculación de estudiantes de diferentes niveles y responder a los variados intereses de los y las jóvenes.

Cómo se desarrolla

Diagnóstico inicial

La iniciativa comienza a implementarse con la llegada al establecimiento de un nuevo equipo directivo a finales del año 2013.

Hasta ese entonces estudiantes y apoderados tenían una postura crítica ante la jornada escolar completa, pues las horas de libre disposición estaban siendo usadas para reforzar la formación en asignaturas tradicionales, como matemática, lenguaje, inglés o química.

El proyecto educativo del nuevo equipo directivo fue capaz de procesar y responder a esa crítica, pues parte de su nueva propuesta implicaba diversificar las áreas formativas, abriendo espacios a disciplinas no tradicionales de aprendizaje en horas de libre disposición.

Desarrollo de espacios de participación

Para ello se desplegó un proceso participativo en el que se instalan espacios de diálogo y resolución que involucraron a estudiantes, cuerpos docentes y directivos.

El estudiantado adquirió un rol protagónico en la definición de la propuesta de talleres. En consejos de curso y otras jornadas de reflexión se instó a los y las estudiantes a pensar cómo debía ser el colegio en los años subsiguientes, así como reflexionar de manera más concreta las áreas de interés que pudieran ser trabajadas en los talleres.

Surgió la idea de hacer talleres en la tarde, y eso efectivamente se hizo a través de un proceso de consulta bien intenso, y lo primero que se hizo fue un levantamiento de información con los estudiantes, para saber qué tipo de talleres ellos querían que hubiera”.

(Testimonio docente)

Definición de talleres mediante consultas

A partir de estos espacios reflexivos de discusión se elaboró un listado con posibles talleres a realizar, los que fueron sondeados mediante una encuesta para conocer la perspectiva del alumnado.

La voz estudiantil reflejada en esa encuesta permitió generar una oferta de más de treinta talleres en tres líneas de formación: talleres artísticos, talleres deportivos y talleres de pensamiento crítico.

Selección de talleres integrados al currículum

Actualmente los y las estudiantes de todos los niveles educativos escogen dos talleres entre los treinta disponibles, a partir de sus gustos e intereses, los que son de carácter obligatorio dentro de su carga académica en las horas de la JEC.

Logros

Los talleres son una clase más que nosotros tenemos, la única diferencia es que es una clase que nosotros elegimos y que a nosotros nos gusta hacer, mucho más interesante que estar sentado, igual que todos los días, en una misma sala, en una misma pizarra, estando en una rutina constante”.

(Testimonio estudiante)

Las evaluaciones que hace el estudiantado suelen posicionar los talleres JEC como un elemento destacado del liceo. Estos generan mayor sentido de pertenencia con el establecimiento: tanto la dirección como el profesorado reconoce que los talleres son un espacio de identidad muy valorado por los y las jóvenes.

La nueva oferta de talleres permite diversificar las áreas de formación de los estudiantes, generando un vínculo fuerte entre el liceo, la cultura juvenil y los intereses del estudiantado. Se han convertido en un espacio para que todos puedan expresarse y trabajar sus ámbitos de interés en el establecimiento.

Los talleres son valorados por los y las estudiantes pues constituyen un espacio de mayor libertad en el proceso formativo: experiencias más dinámicas, vinculadas al presente, a la realidad cotidiana, y a sus diversos intereses.

También favorecen la formación de vínculos entre estudiantes de distintos niveles educativos que comparten intereses sobre un mismo tema, produciendo nuevas sociabilidades al interior del liceo. El alumnado valora que los talleres sean un lugar en el que estudiantes de distintas generaciones se encuentran.

Los espacios de participación han facilitado el cambio, cuando empiezan a ver que efectivamente sus propuestas se tomaban en cuenta y se incorporaban, que las mismas evaluaciones que nos hacen como equipo de gestión se materializan en instancias específicas para tratar de dar solución al problema detectado. Yo creo que ahí es cuando se empiezan a generar las confianzas”.

(Testimonio de la directora)

El proceso de diseño e implementación de los talleres genera instancias concretas de participación democrática en el establecimiento, poniendo en práctica los principios de diálogo y participación subyacentes a su proyecto educativo. Estos espacios participativos promueven las habilidades democráticas del estudiantado y contribuyen a generar un clima de confianza en el liceo.

Desafíos

Uno de los desafíos de esta práctica se vincula con la gestión de los talleres. Se reconoce la dificultad de registrar la asistencia en aulas que combinan estudiantes de distintos cursos y niveles educativos, y en un nivel más general, la dificultad de lograr un equilibrio entre la gran carga administrativa y el desarrollo de un proyecto educativo transformador marcado por el trabajo participativo. Esto implica redefinir algunas estrategias de gestión administrativa, con el propósito de no tensionar los proyectos de innovación.

Otro desafío que instala la práctica alude a la consolidación y profundización de los espacios de participación estudiantil. Esto llama a seguir generando estrategias de diálogo y consenso (en la gestión, pero también en el aula) para que los y las estudiantes puedan tomar decisiones e influir sobre las dinámicas escolares.

Estamos tratando que la idea de ‘lo dialógico’ se impregne en todos los ámbitos del quehacer de la escuela, en la gestión, pero también al interior del aula, si bien no es fácil, hemos iniciado experiencias significativas este año con metodologías de aprendizaje dialógico”.

(Testimonio de la directora)

Se reconoce que el alumnado tiene muy incorporado el tipo de asignatura que tiene mayor peso o valor, y por lo mismo es desafiante lograr que le den la misma importancia a los talleres de la JEC. Para salir de esa lógica escolar es importante enfatizar, visibilizar y evidenciar a los y las estudiantes que este tipo de iniciativas está en línea con sus expectativas y demandas por otros contextos de aprendizaje.

Zona:

Región Metropolitana, Santiago

Dependencia:

Municipal

Matrícula:

469 estudiantes


Espacio Educativo:

Participación


Nivel educativo:

Educación media


Tema:

Participación y cultura democrática en la escuela


Email:

l.confederacionsuiza@munistgo.cl

Compartir en redes sociales

Conversemos

Espacio de participación estudiantil en definición de talleres JEC

Envía tu práctica